Pollo Al Limon Con Verduras Cometelo

Trocear el pollo, salpimentarlo y dorarlo al fuego con algo de aceite de oliva virgen extra. La disolvemos en el vaso con un tenedor y antes de tapar olla. Entonces en el momento en que el pollo esté listo, reducir sólo la salsa hasta hallar el espesor esperado y después volver a integrar el pollo. Incorporamos el pollo y volcamos el vino blanco.

Y cocinar para mi familia y amigos todavía es mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que gozes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete. Como veis, el pollo va sin piel salvo las alas.

Cómo Hacer El Pollo Al Ajillo

Y sucede que esta receta recuerda a niñez, a elaborar algo simple para comer el domingo y que a toda la familia le agradase. Si encima mi abuela Lucrecia nos agasajaba un pollo de corral, de esos alimentados como uno mucho más de casa, el resultado era exquisito. Primeramente, pelamos 3 dientes de ajo y los cortamos en trozos. Y además, con muy poco aceite, lo que lo provoca que quede jugoso y rápido por dado que de esta forma tiene menos calorías y no llena tanto. Ahora mismo echamos unos dientes de ajos enteros y sin pelar, a los que le haremos un corte. Otra receta que preparo de tu blog y queda de rechupete.

Esta receta es de las habituales, de las que no tienen la posibilidad de faltar en ningún recetario que se precie, pollo al chilindrón. Entre las recetas con pollo más tradicional y fácil que ocupa las mesas españolas para el deleite de todos ahora hace varios años. Agregamos nuevamente los ajos que disponemos reservados y agregamos el vino. Seguimos cocinando la carne hasta el momento en que el vino se haya achicado prácticamente absolutamente. Esa salsa que quedaba de la fritura, con los ajos picados y avenallados, y con un toque de vinagre para el más osado hacía las exquisiteces de un perfecto trozo de pan.

Muslos De Pollo Asados Sobre Cama De Verduras

Eliminar bien, tapar casi por completo y dejar cocinar a fuego medio 30 minutos. Verter el vino blanco, exprimir el jugo de 1 limón, dejar evaporar unos momentos y añadir el sofrito de verduras. Verter un poco de agua si fuera preciso y añadir los guisantes. Dejar a fuego medio hasta el momento en que el pollo esté cocinado y la salsa haya achicado. La guarnición para acompañar este plato puede ser una simple ensalada mezclada. Pero el pollo al ajillo pide a gritos unas patatas fritas, patatas panadera o patatas a lo pobre, ¿no creéis?

pollo al limon con verduras cometelo

No se trata simplemente de dorarlo y sellarlo como en el momento en que lo elaboramos para un guiso. Lo que deseamos es que el pollo quede de manera perfecta cocinado y tierno por la parte interior y tostadito por fuera. Se añadiría al final de todo, al terminar de guisar el pollo, un chorretín sólamente.

Deja Tu Comentario Cancelar La Contestación

Lo de «chilindrón» no es por un juego de cartas, ese nombre es porque, en lengua aragonesa, pimiento dicen CHIL. Pelamos dos dientes de ajo y los añadimos a la sartén para que doren. En el momento en que cojan color los retiramos, solo queremos que nos deje el sabor. Si la dejamos sensiblemente más espesa, vamos a tener un puré de zanahoria lleno de gusto. Recibe un dirección de correo electrónico semanal con las novedosas recetas de rechupete.

Espolvoreamos bien con el pimentón dulce y la pimienta y combinamos. El pollo al limón al horno es un plato sencillo, aunque a fin de que nos quede especial hay que estar atento a determinados puntos. Cubrir con un papel de cocina húmedo y reservar al frío hasta el momento en que el pollo esté cocinado.

Recetas de Cocina Simple y Casera para toda la familia y económicas. Ten cuidado, esta receta está pensada para una combinación de gadgets cierta y no funciona con otras máquinas. A ser posible, el tamaño de la fuente debe ser achicado.

Cómo Hacer Muslitos De Pollo Al Horno Con Salsa De Limón, Miel Y Mostaza

Y tu receta es buena, certificada por mi familia. Voy a hacer más cosillas de tu blog, están realmente bien explicadas. Si te ha dado gusto esta receta o tienes alguna duda, puedes dejarlo en los comentarios de sobra abajo. Machacamos los ajos, hasta el día de hoy en que formen una pasta con las yerbas. Agregamos el aceite de oliva y combinamos con la ayuda de una cuchara. Para finalizar, volcamos el vino blanco y volvemos a mezclar.