Patatas Rellenas De Jamon Y Queso

En esta receta vamos a estudiar a hacer unas fáciles y deliciosas patatas bravas con su salsa casera. No es la receta tradicional pero si que es la receta más simple que conozco. Vaciamos las patatas con el apoyo de una cuchara y depositamos la pulpa en un bol.

Ya que no tenemos la posibilidad de supervisar sus términos y condiciones, políticas o funcionalidades, no asumimos ningún tipo de compromiso derivada de su utilización. Autorizo el tratamiento de mis datos personales para el envío de comunicaciones comerciales sobre modelos o servicios de Vorwerk España. Autodidacta y apasionada de la cocina, disfruto aprendiendo y mejorando nuevas recetas. Espero que les guste mi blog, donde comparto mi afición a la cocina con todos vosotros. La primera cosa que haremos será coger nuestras 4 patatas grandes y lavarlas bien debajo del grifo. Haremos la receta con las patatas enteras, con lo que no es necesario pelarlas.

Lavar a conciencia las patatas, pinchar con un tenedor en múltiples sitios. Después de que haya pasado este tiempo, comprobamos si las patatas están listas pinchándolas con un palillo largo, como los que se usan para las brochetas. Si no tenéis de estos palillos en el hogar, podéis emplear un cuchillo pequeño de punta afilada. Toca la palabra INSTAGRAM destacada y podrás subir tus fotografías de los platos que cocinas y etiquetarme, en cuanto lo vea las veré y podré ofrecerte mi opinión. En este momento haremos las bolas pringándonos las manos de harina y cogeremos algo de la pasta de patata dándole forma de bola.

La Mejor Receta De Patatas Rellenas De Jamón Ibérico Con Queso Parmesano

Introducimos las patatas en el horno, bajamos el calor a 180 grados y dejamos que las patatas se cocinen a altura media durante unos 45 minutos. En una olla, echamos un chorrito de aceite y a fuego bajo, tiraremos las patatas y las medidas de cuchara de queso. Removeremos para que se integre todo bien, aplastando poco a poco las patatas a fin de que queden lo mas desmenuzadas posibles. Cocemos las patatas en el microondas; para ello las ponemos en un plato, empezamos programando unos diez minutos a máxima potencia, las pinchamos con una brocheta y si aún están duras volvemos a ofrecer otro par de minutos.

patatas rellenas de jamon y queso

Con en comparación con jamón, cuanto más bueno, mejor va a ser el resultado, pero no creo que haga falta poner un ibérico, con unos buenos tacos de jamón serrano va a salir un plato maravilloso. Con el fuego al mínimo, incorporamos en la sartén los 100 gramos de nata para cocinar y los 50 gramos de queso crema. Incorporamos también el orégano, la nuez moscada y el perejil picado. Del mismo modo, desde aquí también les animamos a que probéis otras Recetas jamón legado con las que nos encontramos seguros de que asimismo os sorprenderéis tanto en la cocina como en torno a la mesa. Ahora, con un tenedor machaca bien toda la pulpa de patata que has guardado en el envase hasta convertirla en puré. Añade un poco de mantequilla a la patata y remueve a fin de que se integre y el puré final quede mucho más meloso y suave.

Más Recetas Del Autor/a

Vamos a tener precaución de no llegar muy cerca de la piel para no romperlas. Después de una hora, las patatas van a estar cocinadas, pero para asegurarnos podemos introducir un cuchillo en ellas y revisar que este sale con sencillez. Si el cuchillo pusiese resistencia las vamos a llevar al horno un tanto mucho más de tiempo.

patatas rellenas de jamon y queso

Mientras que estos ingredientes se cocinan, pasamos a picar el jamón ibérico en tiras o pequeños daditos, reservando una o 2 lonchas para la decoración final. En una sartén, colocamos algo de aceite de oliva virgen plus a fuego medio prominente y pochamos ahí la cebolla y el puerro. En el momento en que veamos que se comienzan a dorar, bajamos el fuego al mínimo y aprovechamos para añadir sal y pimienta al gusto a la sartén. Si, al pinchar las patatas, notamos con el palillo que el centro todavía está duro, seguiremos cocinándolas y pinchándolas en tandas de diez minutos a fin de que tampoco se pasen y queden deshechas.

– Pelar Y Triturar Las Patatas Y Entremezclarlas Con La Mantequilla

Pero desde que adapté la receta a Thermomix® eso ya no me volvió a ocurrir, ya que cuezo las patatas en el varoma, con lo que no se me abren, y puedo vaciarlas para rellenarlas. Al fundirse el queso, retiramos las patatas del horno y emplatamos poniendo las medias lonchas de jamón crocantes sobre todas las patatas y decorando con algo de perejil picado. Rallamos el resto del queso parmesano sobre las patatas y las metemos a gratinar en el horno a lo largo de unos 5 minutos a 180 grados con calor por arriba. Rallamos por encima unos 50 gramos del queso parmesano y dejamos que la nata se cocine y los quesos se fundan, todo a fuego bajo, quitando cada poco tiempo.

Menú Diario:

Añade media pulpa de las patatas a la sartén y mezcla bien. Karlos Arguiñano prepara patatas rellenas de champiñones, tomates desecados, aceitunas y queso Idiazabal gratinado. Almacena esta receta para encontrarla mucho más de forma fácil en el momento en que la quieras cocinar.

Necesitamos que queden enteras para poder rellenarlas con facilidad. Rellenamos las patatas con la mezcla que terminamos de preparar y esparcimos queso rallado por arriba. Lavamos y envolvemos en papel de aluminio las patatas y las metemos al horno (previamente precalentado a 180°) y las dejamos minutos. Combinamos bien y si la pasta está bastante seca, iremos añadiendo un poco de leche a la par que mezclamos hasta el momento en que quede cremoso pero no líquido. Después de cocer las patatas en abundante agua a lo largo de 45 minutos aproximadamente, esperaremos a que se enfríen un tanto y después las pelaremos.