Menestra De Verduras A La Navarra

Observaremos que nuestros 2 chefs tienen ideas separadas de de qué forma llegar a ello, aunque igualmente ricas. El problema viene, como en tantas otras ocasiones, en la elaboración. No es una sopa de verduras —como una minestrone— ni tampoco es un fácil cocido de verduras que, en ocasiones, hemos identificado con cocina de hospital. Los espárragos empezando en agua fría con sal y azúcar y el resto en agua hirviendo con sal.

Las técnicas son muy variadas si bien ciertas son más invasivas que otras. Una teoría que ambos chefs repudian pues “da gusto ácido a la alcachofa”. “Lo más esencial es el punto de cocción de cada verdura y la textura de las mismas”, cree. En su caso, apuesta por que “la verdura no debe estar blanda pero tampoco debe estar dura, al menos en de qué manera yo entiendo la menestra”.

Truco 6: El Toque Final De La Velouté

En una sartén candente agregamos el aceite y sofreímos el ajo adjuntado con el jamón. Carmen Andueza García de Eulate nos envía una receta que prepara ya hace 40 años. Poner las verduras separadamente en el plato, los espárragos tienen que estar templados. Para proceder, cuenta Nicolás Ramírez, partimos de una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen plus. “Doramos algo de ajo picado y algo de jamón ibérico en tacos. Cuando estén dorados, añadimos una cucharada chica de harina y la diluimos en el aceite”.

“Doramos algo de ajo picado y algo de jamón ibérico en tacos. Cuando estén dorados, añadimos una cucharada chica de harina y la diluimos en el aceite”. Se cuecen con algo de sal todas y cada una de las verduras por separado todas ellas. En una tartera de barro echamos algo de aceite de oliva y pochamos un poco de cebolla, a esto se le añade media cuchara de harina o maicena para engordar un poco el caldo. Todas y cada una de las verduras las coceremos desde agua hirviendo con sal excepto los espárragos, que se cuecen a partir de agua fría y la sal se añade cuando esta empiece a hervir. Una buena menestra de verduras es la auténtica alegría de la huerta.

Truco 5: Un Caldo A La Altura

La comida entra por los ojos y yo a través de mi objetivo me como todo cuanto veo. Autocrítica e inconformista busco nuevos retos de forma continua. Añadimos a la cazuela los espárragos blancos que habíamos reservado y la menestra ya estará lista para servir. Si fuera preciso, podemos añadir un tanto mucho más del caldo de cocción de los espárragos. Se ponen a cocer la verdura por separado, por un lado los guisantes, judías y zanahoria, por otro las alcachofas y por otro las coles y habas. Se almacena un vaso de caldo de cocer los guisantes y judías, el resto aguas se tiran.

menestra de verduras a la navarra

Rehogar todo muy bien y añadir el caldo de la verdura que mucho más nos agrade, realizando una velouté. Síguenos en Flipboard para conocer novedosas recetas, actualidad sobre nutrición y gastronomía y nuestras revistas llenas de ideas y recetas para todos. El chef Nicolás Ramírez, del restaurante Túbal, con cardo rojo entre sus manos. Sobre la salsa se pone la verdura por separado, para no mezclarlas entre sí. Crear una cuenta gratis Regístrate en la prueba gratuita de 30 días y revela todas y cada una de las recetas de Cookidoo® sin compromiso. La mayor parte de nuestras recetas son fáciles, aunque las clasificadas con contrariedad “media” o “difícil” son un poco más rigurosos.

Menestra De Verdura A La Navarra

Fría, saludable y exquisita, un plato de verduras que no necesita mucha explicación pero que sí necesita mimo. Tanto para primavera para invierno, hablamos de un cuchareo que siempre gusta. Lo que buscamos es que el conjunto de verduras esté en su punto idóneo para servirlo. Para ello es requisito arrancar nuestro reloj y apuntar realmente bien el tiempo de cocción de cada uno de los ingredientes para cronometrarlo. También tenemos la posibilidad de guiarnos por nuestro gusto y de esta manera supervisar el punto exacto de cocción que procuramos. Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Después, las sacamos y las reservamos para montar la menestra. Aitor Esnal, por su lado, amplía el abanico más allá de estas verduras y además de la preparación. Cita entre los elementos a “judías verdes, zanahoria, brócoli, coliflor, espárrago triguero, ajetes…”, además de utilizar alcachofa, cardo, espárrago blanco, berenjenas o calabacín. Incorporamos las alcachofas cocidas, las habas y los guisantes a la cazuela.

Información Adicional

Y no vamos a hacer lo fácil que es espesar el agua de cocer con harina, sino más bien un puré ligero de verduras . Se desgranan las habas, se pela la zanahoria,se limpias las judías, y las coles. También se limpian las alcachofas, se parten en cuartos y se ponen en agua con limón a fin de que no se oxiden. Asimismo es habitual emplear bicarbonato para fijar ese color. De esta manera lo hace con algunas hortalizas Nicolás Ramírez, advirtiendo que “se habla solo de una cucharita de café con bicarbonato, lo justo para realizar un tanto más blanda el agua de cocción”. Una parte del encanto de las hortalizas es que su color no se apague y se queden marchitas.

Se cuecen con algo de sal todas las verduras por separado todas ellas. Regamos con los 250 ml del caldo de cocción de los espárragos y meneamos la olla para ligar la salsa. En una olla o cazo, nuevamente, ponemos agua con sal a fuego máximo. De igual forma que con las habas, desgranamos los guisantes. En el momento en que el agua hierva, agregamos 200 g de guisantes, bajamos a fuego medio y cocemos los guisantes a lo largo de 3-5 minutos.