Como Hacer Patatas Con Costillas Adobadas

En una olla amplia y extensa calentamos 3 o 4 medidas de cuchara de aceite de oliva y doramos la costilla por sus lados, en varias tandas si fuera necesario. Retiramos de la cazuela y reservamos la costilla en una fuente y la olla con el aceite sobrante. Vuelca el vino blanco, una medida pequeña de agua y unas hebras de azafrán. Un sofrito bien hecho, unos elementos de calidad, la olla exprés o rápida y tendremos listo un plato clásico muy rico y calentito. Prácticamente al final de la cocción corregimos la sal si fuera exacto.

Añade también media cucharada pequeña de sal. En el momento en que el tomate esté bien cocinado echa en la olla el adobo de las costillas que teníamos guardado. Cuando las verduras estén bien tiernas y doradas es el momento de añadir el tomate. Si prefieres emplear tomate concentrado échalo y revuelve durante un minuto. Como tiene muy poca agua se seca enseguida y no necesita mucha cocción. Pero si empleas el tomate triturado deberás freírlo bien con lo que te llevará unos diez minutos hasta el momento en que espese y tome color y sabor.

Receta De Patatas Con Costilla Adobada: Un Plato De Cuchara Fácil Y Reconfortante

El almacenaje o acceso técnico que es usado exclusivamente con objetivos estadísticos anónimos. El almacenamiento o ingreso técnico es requisito para la intención legítima de guardar opciones no solicitadas por el abonado o usuario. 2.- Ahora picas realmente bien el pimiento y la zanahoria, lo incorporas a la cazuelay lo sofríes un poco. Esta receta de papas guisadas es un plato típico de Ávila si bien están muy extendidas por toda la geografía española, yo las llevo comiendo desde chica y la verdad es que cada día me gustan mucho más. Otra cosa, mucho ojo con las Costillas Carnosas que venden en varios sitios. Tienen mucha carne y unos huesos pequeñísimos.

Podríamos integrar además judías verdes o boniato, por ejemplo, al gusto de cada uno de ellos. El tomate natural lo puedes substituir por tres medidas de cuchara soperas de tomate frito. Lo ofrecemos varios vueltas y agregamos el tomate al sofrito.

Patatas Guisadas Con Costillas Adobadas

Agregamos ½ vaso de agua y dejamos cocer a fuego medio a lo largo de 30 minutos. Y listas, en este momento puedes disfrutar de estas habituales Patatas guisadas con costillas adobadas. 1.- Comienzas poniendouna olla rápidacon un poquito de aceite y pochas la cebolla cortada en trozos pequeños y los ajos en láminas.

Revuelve bien a fin de que el adobo cubra todas y cada una de las costillas. Tapa con papel film transparente y deja en la nevera un mínimo de 1 hora aunque está mejor si lo haces la noche antes y lo dejas adobar toda la noche. Esta receta con carne es simple y económica, y estoy seguro forma parte del repertorio de muchas de nuestras mamás y abuelas. Después de unos minutos agregamos los pimientos , los ajos y el papel de laurel. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería.

Mientras que se marcha haciendo el sofrito elaboramos los tomates. Para retirarles la piel tenemos la posibilidad de escaldarlos en agua hirviendo durante 1 minuto o pelarlos con la ayuda de un cuchillo. Troceamos los tomates en pedazos pequeños y los incorporamos al guiso. Pelamos las patatas y las cortamos rompiéndolas, sin cortarlas completamente sino arrancándole pedazos, tronchándolas, a fin de que así suelten su almidón al cocinarse. Agregamos las patatas a la cazuela y la costilla que tenemos reservada. Cortamos la costilla en trozos según nuestro gusto, aproximadamente enormes.

¿te Ha Dado Gusto? ¡compártelo!

Y agregamos el agua, la bastante para que cubra un tanto el guiso. Lo damos un par de vueltas y añadimos el tomate al sofrito. Si hay un alimento común en todas y cada una de las casas son las patatas, es un plato de consumo en días laborables, abundante, terminado y familiar. Esta receta de patatas con costilla adobada es un plato que tomamos en casa como único.

Tapa y deja que se cocinen hasta el momento en que la carne de las costillas esté casi en su punto. No es que me moleste, pero pasa lo mismo con el horno, que gusta menos encenderlo. La utilización del pimiento choricero no es imprescindible, así que si no lo halláis no pasa nada, pero me he habituado a usarlo y ciertamente le da una gracia riquísima a los guisos de carne. Dejamos que evapore el alcohol, en unos 2 minutos a fuego fuerte debería evaporarse. Lavamos y troceamos la zanahoria y también incorporamos a exactamente la misma olla. No os pongo tiempos de sofrito, mientras se lava y corta una verdura, la que está incorporada a la cazuela se va sofriendo.

Y no les olvidéis que este guiso esta mucho mejor de un día para otro. Pelamos las patatas y las cortamos rompiéndolas, sin cortarlas totalmente sino arrancándole trozos, tronchándolas, para que de esta manera suelten su almidón al cocinarse. Añadimos las patatas a la olla y la costilla que disponemos reservada.

Una aceptable costilla, sea de cerdo blanco, tipo duroc, ibéricas o de cebo. Todo es dependiente de la grasita deseéis ponerle al guiso. Y en mi caso, las verduritas son del huerto de mi padre, mejor irrealizable. No les perdáis detalle y os saldrán perfectas. De qué manera hacer un guiso o estofado de patatas con costilla de cerdo.